Venezuela, un país sediento de justicia social

Justicia Social

La justicia social florece en el siglo XIX, debido a distintas manifestaciones de desigualdad del tipo social en el mundo. La justicia social hace posible el disfrute de los derechos humanos de los distintos sectores laborales y de las porciones más desfavorecidas de la sociedad; así como lograr la ecuanimidad entre desigualdades. 

 

La justicia social tiene como norte el profundo análisis de cómo una sociedad decide distribuir las cosas que considera valiosas. Las numerosas campañas que tocan esta problemática buscan impulsar la acción de la comunidad internacional visibilizando la importancia de la igualdad de oportunidades y género, empleo que respeten cada una de las leyes y derechos de los empleados y el acceso total al bienestar de todas las personas alrededor del mundo. 

 

David De Lima y su apoyo al crecimiento de programas socio-culturales

 

Hace ya casi 10 años que el ex gobernador David De Lima asumirá el cargo para ser el encargado gobernación del estado Anzoátegui periodo 2000-2004. Uno de los pilares fundamentales, y por los que su gestión en el cargo logró sobresalir, es los numerosos programas sociales creados bajo su administración. El norte de dichos proyectos fue beneficiar a los sectores más vulnerables de la población como lo son; adultos mayores, niños y estudiantes. 

 

Magaly Urbina, profesora actualmente jubilada, y que dedicó sus últimos 13 años de carrera a enseñar a niños de primer año de bachillerato del Liceo Miguel José Sanz de Anzoátegui, donde David De Lima se gradua de bachiller; explica que los programas sociales durante dicha gestión siempre aportaron soluciones en el ámbito de justicia social. “El gobernador en ese momento siempre veló por la adecuada alimentación en las escuelas del estado. En una oportunidad él, personalmente, se encargó de la donación de 20 mil litros de leches a niños en los sectores más vulnerables. Siempre había campañas que ayudaban a crear conciencia de la importancia de la nutrición en niños en etapa de crecimiento”, explicó Urbina. 

 

Actualmente, David De Lima ha desempeñado su rol activo dentro de la sociedad, siendo abogado de numerosos grupos sindicales, apoyando proyectos sociales para grupos vulnerables, y pro de la justicia social que ha apoyado desde sus inicios dentro del político.

 

Cada una de las personas que se encuentren ejerciendo cargos en entes públicos y gubernamentales tiene el deber de fomentar la justicia social. Incentivar a la concienciación de la misma por medio de campañas, programas que beneficien a los sectores más desfavorecidos de la población; la protección de los más vulnerables como son los niños, personas con discapacidad y adultos mayores.  

 

En Venezuela y Latinoamérica el tema de la justicia social ha venido poniéndose sobre el tapete al entender la importancia de la igualdad cuando de oportunidades se trata. Un país con mayor igualdad de oportunidades tiene como consecuencia a una población mejor preparada y esto a su vez impacta directamente en el crecimiento económico del mismo.